15 abr. 2017

¡Hola Mamá!

Se acerca el Día de la Madre y al despertar he recordado un retrato Pepis que hice hace algún tiempo. El encargo vino de una amiga de la infancia a la que había perdido el rastro y gracias al milagro de Internet volvimos a reencontrarnos.

Al buscar un regalo especial para una amiga nuestros Pepis majetones aparecieron en su su pantalla. Me hizo muchísima ilusión cuando me contó como había dado conmigo y más aún cuando me contó la historia que había detrás de su regalo especial porque la verdad es que no podía ser más emotiva.

Las amigas de Silvia querían hacerle un regalo único y lleno de cariño por el día de su cumpleaños y pensaron en reunirla con su mamá a la que recordaba cada día. 

Con ayuda del padre de Silvia consiguieron una antigua foto en la que aparecían juntas madre e hija; ella muy pequeñita aún y vestida de sevillana.

La idea era devolverle a Silvia un poquito de su mamá de una forma especial: una inyección de recuerdos felices, algo que la acompañara cada día y que le hiciera sonreír cada vez que pasara delante del dibujo.


Junto al retrato una dedicatoria muy especial: Vive tu vida como quieras que yo guardaré tus secretos para siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario.
Me encanta leerlos y me anima a seguir trabajando.