3 dic. 2013

¡Hasta la vuelta!

Hecho la vista atrás y es imposible no esbozar una sonrisa con todo lo acontecido.

El momento más importante de mi vida, el nacimiento de Hernán, fue seguido de hermosos instantes, algunos más difíciles que otros que no cambiaría por nada. Haber podido estar a su lado de día y de noche, a cada momento, ofreciéndole lo que el necesitaba sin condiciones no tiene precio y toda madre debería poder tener el derecho a criar a su hijo de esta forma o de la forma que elija.

Cuando mi peque fue dejándome un poco de tiempo, se convirtió en mi inspiración y en el combustible de Mamá Josefa. 

Hoy hace un año y medio que comencé este blog que me ha dado muchísimo más de lo que pensaba o jamás hubiese podido imaginar. He conocido gente fantástica, he aprendido y sobre todo he disfrutado muchísimo.

Ahora, a falta de pocos día para que la historia se repita con el nacimiento de Víctor y dejándome llevar una vez más por el instinto (que pocas veces nos falla) he tomado la decisión de bajar la persiana por una temporadita. No será ni mucho ni poco, solo lo que mis familia y yo necesitemos.



La verdad es que llevaba ya unas semanas un poco agobiada intentando acabar todos los proyectos comenzados (que en estas fechas siempre aumentan) para que, cuando a Víctor le apetezca asomar su cabecita, todo esté listo y pueda dedicarme a mi familia por completo que ahora mismo es lo que más deseo. Es por eso que tanto Facebook, como el blog han estado un poco parados los últimos días. Incluso he tardado en contestar a algunos emails por no disponer del tiempo suficiente.

Me siento un poco triste por no poder seguir como me gustaría con Mamá Josefa y más ahora que está tan cerquita la Navidad que ya sabéis que me encanta pero habrá más días y más años para compartirlo con vosotros. Este año me van a necesitar más en otro sitio y tengo que estar al 100% empezando desde ya.

Faltan pocos días para el parto y necesito conectar con mi cuerpo, relajarme y preparar todo para la gran llegada. 

De todas formas, podéis escribirme a hola@mamajosefa.es y yo os iré contestando cuando pueda.

Espero que me disculpéis por bajar la persiana. Eso sí, os amenazo con la vuelta.

Un abrazo gordo y prieto para todos y que paséis unos días de Navidad llenos de amor y alegría.