28 ene. 2013

Se acabó enero

Parecía que nunca iba a llegar el fin pero los últimos días de enero están pasando y con ellos damos la bienvenida al nuevo mes. No recuerdo que ningún mes de enero se me haya hecho tan largo como el de este año. 

Dicen que cuando nos aburrimos parece que el tiempo no pasa pero este no ha sido mi caso.


Terminé diciembre con la carpeta llena de proyectos por hacer y me he pasado este primer mes del año poniéndolos en marcha. He trabajado de día y de noche, aprovechando las horas de sueño y de juego del duende y, a veces, con él sentado en mi regazo, viendo como dibujaba, escribía o me desesperaba, al tiempo que le daba teta.

Mamá Josefa nació sin tener muy claro donde quería llegar y aún sin saberlo parece que va definiendo su camino a no se sabe muy bien donde. La aventura del blog me ha permitido conocer a mucha gente (a alguna, he tenido la suerte de conoceros en persona) y hemos compartido sueños, inquietudes y deseos.

Y hablando de sueños, tengo que daros las gracias porque me habéis ayudado a cumplir los míos.

Hace dos semanas que presenté mi colección de logos prediseñados, la semana pasada inauguré mi tienda y presenté las láminas para enmarcar de Mamá Josefa y sin darme cuenta me he pasado los últimos días respondiendo emails, personalizando logos y enviándo láminas. Aún estoy que no me lo creo y puedo deciros que soy feliz.

Comienzo febrero como comencé enero, trabajando para acercar el diseño al bolsillo pequeño, manteniendo la línea de logos prediseñados e intentando ofreceros más productos originales para vuestros negocios y vuestros hogares. 

¡Gracias!

1 comentario:

Anímate a dejar un comentario.
Me encanta leerlos y me anima a seguir trabajando.