11 ene. 2013

Con un blog bajo el brazo


El otro día, hablando con una conocida, llegamos a esta conclusión. Ella, después de varios años dedicada a criar a sus hijos, estaba preparando su regreso al mundo laboral y mientras asistía a cursos y conocía a nuevas personas me comentaba que había un montón de mujeres que tenían un blog. Lo cierto es que la mayoría de personas que estoy conociendo a través de Internet, comenzaron su aventura, después de la maternidad.

Mamá Josefa, también nació con la llegada del duende. Bueno, un poco más tarde. Llegó un momento en el que, después de aceptar que era una madre imperfecta y reconocer que necesitaba tiempo para mi, tuve la necesidad de hacer lo que me gustaba, de volver a retomar la actividad que llevaba antes de convertirme en madre y, aunque eternamente ligada al duende, tener una actividad independiente y una vida independiente.

Nunca había pensado en publicar un blog, no me atraía nada pero un día recibí la llamada de blogger diciéndome que pinchara en el vínculo que aparece arriba a la derecha "Crea tu blog". Y aquella tarde comenzó todo.

Han pasado pocos días desde que se cumplieran los primeros 6 meses de esta pequeña aventura y el resultado ha sido más que satisfactorio. He aprendido muchísimo y conocido a un montón de gente que me inspira cada día. Y hoy puedo decir orgullosa y con un montón de ideas en la cabeza que a Mamá Josefa le queda cuerda para rato


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario.
Me encanta leerlos y me anima a seguir trabajando.