29 oct. 2012

¡Mi Casa está Embrujada!

No me gusta nada el cambio de hora de invierno, me pone de mala leche porque no termino de creerme lo del ahorro de energía. Lo que ahorramos por la mañana ¿acaso no lo gastamos por la tarde? Desde luego, en mi casa, no lo ahorramos.

Pero vamos que el motivo de que no me guste no es por el tema del ahorro... un manto de tristeza parece cubrirlo todo. En una ciudad tal vez no se note tanto pero desde luego que en los pequeños pueblos si se nota... La noche no alcanza temprano y con ella nos retiramos a nuestros hogares, pero las tardes se hacen interminables y con un peque que se ha acostumbrado a largas tardes de paseos y juegos en el parque las horas se tornan pesadas.

En fin, para mi, el invierno llega con el cambio de hora y con él los trabajillos caseros... 

Aprovechando la siesta del duende me he puesto a recortar cartulinas para decorar mi ventana con la excusa de la esperada cena de Halloween.


Pues bien, este ha sido el resultado ¿que os parece?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario.
Me encanta leerlos y me anima a seguir trabajando.