18 jul. 2012

La Habitación de Hernán

No me había planteado poner una habitación para el bebé porque tenía claro que, al menos al principio, compartiríamos cuarto pero con lo que no contaba era con todas las cositas que su llegada acompañaban. 

Pronto fui acumulando montones de trajecitos, mantitas, juguetes y diversos artilugios para el niño que estaba a punto de llegar y que necesitaba organizar de alguna manera. 

Compre una cómoda cambiador y una balda y lo coloqué en una habitación para aliviarla de bolsas y cajas.

Aquel par de muebles llamaban mi atención cada vez que pasaba por la puerta de aquella habitación y los dos ositos de peluche que oteaban desde la balda parecían decirme que no les gustaba aquel hábitat.

Fue entonces, con siete meses de embarazo y un barrigón de cuidado, cuando me armé con rodillos, pinceles y una lata de pintura para crear el Mágico Rincón de Hernán.






Después pinté un lienzo con un angelito muy cuco...



Y para el techo, transformé una sencilla lámpara de papel en un bonito globo aerostático con osito incluido.


La verdad es que al final quedó una habitación apañada y acogedora pero sobre todo llena de juguetes por el suelo. Con estos duendes, ya se sabe :D.

Después de esta experiencia he pintado algunos cuadros con el nombre del bebe y hasta una pantalla de lamparita, pero esto lo dejamos para otra entrada de blog. Espero que os haya gustado. 

3 comentarios:

  1. Una preciosidad de espacio y de pinturas y de dibujos... Y más que una habitación apañada es un lujazo de espacio para seguramente un precioso bebe :-))

    Hemos comentado a través de MJose Monje Becerril que nos ha recomendado tu espacio...

    Enhorabuena!

    Sergio y Cristina&Mageritdoll

    ResponderEliminar
  2. A mi me hubiese encantado una habitación así de niña!

    ResponderEliminar
  3. Qué afortunado es Hernán! Por la mami que tiene y por todo lo que aprenderá gracias a ella. Enhorabuena, Vero!

    ResponderEliminar

Anímate a dejar un comentario.
Me encanta leerlos y me anima a seguir trabajando.